Ilegalidad mayoritaria deliberada (I)

No es un post sobre la Izquierda abertzale, que tambien iría al pelo con el titulo, sino una de las útimas viñetas que Mauro Entrialgo publicó en su Plétora de Piñatas para el diario Público. Venía a cuento por la reciente noticia de la prohibición de hacer música en directo a la mayoría de locales de Madrid que no tenían una licencia específica para ello, aunque llevasen años con la actividad. Después llegaron algunos desmentidos, dimes y diretes, pero lo claro ahora es que no hay todavía nada claro en la capital del Reino, al menos en este tema.  Aquí la lúcida tira:

Me la había enviado un amigo, al que habímos comentado en Navidad que en Barcelona se vivía la misma situación, o peor, puesto que nadie ha elevado la voz por el momento y la cosa había empezado antes que en Madrid . Para quienes no lo sepan, desde hace 5 años colaboro con MISCELANEA, un espacio independiente único, en el que programamos exposiciones, talleres, tenemos una pequeña tienda de creadores locales y sí, entendemos también la música como arte y cultura. MISCELANEA respeta los horarios cerrando antes de las 23.00, trata de evitar las molestias a los vecinos con sets cuasi-acústicos y sin percusión y sobre todo, es una asociación sin ánimo de lucro que ha merecido el reconocimiento de las instituciones a modo de subvención a su actividad. Tanto la Generalitat como el ayuntamiento de Barcelona son conocedores de nuestra programación, porque de hecho, es uno de los pocos lugares que un creador que comienza tiene para mostrar su trabajo.

Es curioso que las dos mayores ciudades de la peninsula coincidan en el tiempo con medidas que reprimen la música en directo y por tanto, reducen la oferta cultural, pero es todavía más extraño ver que  en Donostia también estamos en las mismas. Por lo visto, un par de importantes locales de la ciudad estan sufriendo cierta persecución debido a la música en directo que programan, en uno de los casos, dos mediciones realizadas minutos después de la hora establecida para un determinado límite de decibelios superaron por poco la medida legal, y su equipo fue precintado. En el segundo de los eventos además, esto sucedía mientras se programaba uno de los conciertos del San Miguel Donostikluba. En el otro local donostiarra, empleados municpales han acudido en repetidas ocasiones a verificar que se ofrece música en directo, documentado el hecho con fotografías y evidentemente, condicionado la actuación de los responsables del local. Se conoce que la policía municipal no visita la web de donostiakultura o la de San Miguel Donostikluba, donde desde hace tiempo se publican los conciertos que este local realiza.

Tres casos, tres ciudades, tres situaciones idénticas.
Como dice el gran Mauro Entrialgo, durante años se ha hecho la vista gorda a sabiendas de que locales como los de Donostia, como MISCELANEA y otros en Barcelona, venían a complementar, enriquecer y sobre todo, aportar valor añadido a las en ocasiones tristes existencias de los barrios o zonas donde se encuentran. Estos locales pueden servir para que los vecinos  tengan algo de lo que sentirse orgullosos, pero sobre todo, contribuyen a que la cultura, sea en la forma que sea, se desarolle por cauces naturales donde el creador y el exhibidor ponen de su parte sin verse sometidos al juicio de un tercero. Además, en el caso particular de Donostia, la administración ha asimilado de facto la situación de alguno de estos locales al programar en ellos la actividad de un circuito musical público-privado como San Miguel Donostikluba, entonces, la pregunta evidente es ¿por qué ahora aparece la necesidad de reprimir la música en directo? ¿es otro sintoma pre-electoral? Probablemente si y probablmente también haya mucho de lo que comenta Entrialgo, la indefinición somete a este tipo de espacios al criterio de la administración, pudiendo en cualquier momento aniquilar un establecimiento por el hecho de incumplir una normativa, aun habiéndolo hecho de acuerdo con la propia municipalidad. Las razones para ello quedan ya a criterio del sabio lector.

Veremos qué pasa.

8 comentarios en “Ilegalidad mayoritaria deliberada (I)

  1. la indefensión es exclusivamente cultural. Quiero decir, se vive en esa alegalidad hasta que un vecino se queje. Entonces se actúa de oficio defendiendo al ciudadano. Que no digo que no haya que hacerlo, sino que….nunca se promociona ni promueve, salvo en las ruedas de prensa de presentación de cualquier ciclo, el valor que en la ciudad tienen los cada vez menos numerosos espacios privados de conciertos. Nunca hay ayudas para insonorizaciones, ni contratos firmados sobre condiciones, ni apoyo a su trabajo. Como siempre, todo lo que hacews sucintamente está bien hasta que alguien con poder no le gusta algo y te echa en cara las cosas.

  2. Sabio Dumdum,
    se ve que a ti ya te la han hecho. En el caso de Barcelona desde luego es 100% asi, de hecho, en un momento incluso pareció que alguien ayudaría con la insonorización…
    en fin, la cultura del futuro sera montar ruedas de prensa!

  3. Es muy ridiculo vender la moto a los ciudadanos con el rollo de capitalidad cultural y luego ejercer una persecucion constante a locales que semanalmente tienen una programacion cultural,a los cuales muchos politicos acuden a dichos eventos(gratis of course)
    Esperemos que estas elecciones ponga a cada uno en su lugar y estos mangantes se vayan a hacen el tren chu chu a otra parte.

    Tendremos que avisar a los munipas que en la proxima fiesta de gehitu vayan a mirar los decibelios, uysss perdon, a esa fiesta no que creo que vayan a tocar los huevos, salvo que sea los del alcalde y su comitiva.

  4. Jojojo,
    llevas parte de razón Colores.
    De todas maneras las elecciones no pondran a nadie en su lugar porque en esta ciudad todo pasa por el cedazo del DV y se ve más o menos como la cara de SAra Montiel detrás de la media aquella. Además hay que asumir que los jóvenes somos menos y sobre todo, más cómodos como para hacer ruido de verdad… pero desde luego que ya es hora.
    Y lo mejor es no confiar en ningun político, por topico que suene, porque todos se prostituyen de la misma forma por cuatro votos.

  5. Bueno si todavía alguien cree en eso de Donostia 2016 que se olviden, un pajarito – de buena tinta – me comentó que iba ser Córdoba 2016; dentro de unos años nos acordaremos.

    ¿Para qué esta encerrona con leBukowski y otros garitos de conciertos?

    Haciendo un poco de historia: (via ipunkforos)
    “Atabal: prohibidos concis.
    Soma/ Mad: cerrado.
    Doka: acumulan ya muchas multas, y también se les están apretando las tuercas. No hace muchas semanas se les precintó el recinto, y ver ahí un conci da un poco de lástima por el limitador de volumen que hace que suene a juguete. De todas formas, el único que queda hoy en día.

    Sitios públicos:
    Mogambo: Dios lo bendiga y nos lo guarde por muchos años. Pero como dice Eneko, ya lo veremos peligrar, ya.
    Victoria Eugenia Club: que cuente Punko la marranada que le han hecho para el Mojo Working, pidiéndole 1400 PAVOS por alquilárselo una puta noche.
    Casas de cultura varias: sometidas al criterio del cacique, perdón, gestor cultural de la casa de turno. Podridísimo circuito al que no tiene acceso ningún particular. Entre ellas estaría Gazteszena, claro, con su alquiler de 700 euros MÁS EQUIPO. Otro imposible.
    Guardetxe: el colmo de los colmos. Un sitio cojonudo dejado en manos de un administración vaga, totalmente
    desaprovechado en ciclos de cine feminista y comidas multiculturales que no sé qué éxito tendrán.”

    Creo que hay gente interesada en abrir cafés-teatro por Donosti, ¿Pero en fácil conseguir todo lo que pide la ley? Me temó que la respuesta es que no, están acabando poco a poco con la juventud. No sólo en Donosti en Bilbao también han ido cerrando salas – aunque se han coseguído abrir o habilitar sitios nuevos, el mejor ejemplo, el Balcón de la Lola –

    ¿Qué pasará en Donosti? La verdad no me gustaría que toda la agenda musical estuviera controlada por el Ayuntamiento …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *