Crónica de la fiesta PriMu

Pintaba fea la cosa cuando hacia las 20:00 de la tarde empezo a diluviar como si fuera el fin de los días. Intentamos coger un taxi para recorrer escasos 700 metros hasta el restaurante donde habíamos quedado para comenzar el hermanamiento entre las gentes de Primo y NiMu pero nadie respondió a nuestra llamada de auxilio. Llegamos mojados y frios. La cena fue mediocre, gastronómicamente hablando, pero fue el único punto gris de una noche redonda.

Montamos el set en un santiamén y le113 empezó a lo grande y sin dudar: Girl Unit – Wut. Los despistados que seguian en Le Bukowski tras un bolo folk/rock miraban hacía el escenario extrañados. Nosotros a lo nuestro mientras los protagonistas de la fiesta (vosotr@s) ibais llegando. Warm up excelente de Xabi y le113 que tiraron del eclecticismo sin olvidar que el ritmo es lo importante. Parece que musicalmente tienen mucho en común. Y llegó el turno de INK que comenzó con su R&B y Hip Hop más meloso para introducirse en el house (de antes y ahora) y siendo fiel al dubstep que tanto le va. El Nota cogió las riendas después para mezclar tropikalismo, house y algo de buen techno que se tradujo en más litros de sudor por m3 en la sala. Una vez más, impecable. La última media hora fue un rematar redondo a base de hits y temas gordos en plan mash up. Todos ahí arriba, Dolfus incluido, cocreando la propia fiesta.

Estiramos todo lo que pudimos hasta que Josu dijo basta. Por cierto, gracias por tener el mejor soundsystem de Donosti. Y todo siguió a escasos metros de alli, hasta demasiado tarde, en casa de los mejores anfitriones que conozco. Pero quizás ésta sea una historia que no debemos contar aquí…

Lo que sí queríamos era tratar de explicar una teoría que tenemos sobre la relación entre los estados mentales del público y la música. Porque es curioso asistir a fiestas donde no se llega a rebasar ese límite donde el público pasa a un estado de gracia donde ya da igual lo que suene y donde todo es una especie de éxtasis. Y ayer lo rebasamos en algun momento de la noche. Lo hicimos siendo fieles a nosotros mismos y tratando de compartir con la gente esas sensaciones y ese poder que genera la música en nostros. Y a partir de ese momento Chimo Bayo con su “Extasi, Extano” es lo mejor que te puede pasar sobre la pista de baile. 😉 La música había reseteado nuestro estado mental.

No queríamos despedirnos, por hoy, sin dar las gracias a tod@s por venir, por bailar tanto, por disfrutar y por esos aplausos al final. Mucha emoción y felicidad la que sentimos hoy. Prometemos repetir pronto…

PD1: Mañana publicaremos la Playlist de lo que sonó en la 1st PriMu Festa.
PD2: Gracias a Isabel por las fotukas!!!

by INK.

3 comentarios en “Crónica de la fiesta PriMu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *