Sábado 08/01/2011: Dockofthebay: Simple Graces

El sábado definitivo sin duda, ese en el que en una ciudad de 180.000 personas se simultanean tantas actividades como en una de las grandes. El menú era definitivo, triple sesión de docus musicales cortesía del Dock of the bay en el Antzoki Zaharra, conciertos de Micah P. Hinson en el Victoria Eugenia, Ken Zazpi en el Kursaal, El Guincho en Doka y partido de la Real y manifestación en Bilbo, que no dejan de ser también aficiones nacionales. Y todo esto en las grandes letras del cartel, seguro que por ahi había algo más que hacer. Nuestro periplo se limitó a lo mas trendy, monerdos que somos, ya que no pudimos reprimir nuestro seguidismo por Delorean y El Guincho. A los primeros les vimos gracias a Simple Graces, ese docu patrocinado por Loreak Mendian y conducido (nunca mejor dicho) por Txesma Lasa.

Antes del documental vivimos la experiencia de visualización del Orain a Single.  Madredelamorhermosoypardiezbendito! Toda palabra sobra para describir esta ensalada conceptual de esos seres entre lo naïf y lo elevado que son Teresa Iturrioz e Ibon Errazkin. No somos gente de descalificaciones, vds. lo saben, pero si este Orain lo pasan en la Semana de Cine Fantástico y de Terror la que se lía es pajarraca, por suerte, estábamos en un festi civilizado. Tras haber disfrutado con el primer trabajo de Single, verles relatar el nuevo proceso y canturrear cosas como “la cornisa esta mojada y además es estrecha” nos quitó de golpe la idea de hacer lo propio con este segundo Monólogo interior. En fin, que somos gente Simple…

Y lo de las cosas simples me viene al pelo para retomar el documental sobre los Delo, que tenía su miga. Aunque no conocemos directamente a Txesma, hemos coincidido con el en bastantes ocasiones y es un tipo que (aunque de lejos) me cae bien, además, personas en común nos han alabado su figura y capacidad. Es por eso que al ver el documental nuestra extrañeza fue, si cabe, algo mayor. La cosa comienza con encuadres confusos, planos y planos y más planos, del blanco-negro al color sin aparente porqué, y viajes desde el coche, que hacían presagiar que aquello no iba a ser precisamente entretenido. No pretendo hacer una crítica voraz, ni nada de eso, entiéndase como una opinión sincera y constructiva, que lo es.

El documental cuenta poco, por no decir nada, 5 temas aprox. en directo, con imágenes de varios de ellos al mismo tiempo, ni un rótulo de donde andamos, salvo en alguna cartelera. Los viajes, podrían haber sido de norte a sur de USA, como de Ezkio a Cascante, había banderas y señores de color en cafeterías donde se comen hamburguesas, para decirnos que efectivamente, estábamos de gira por las américas. Sin subtítulos, sin hilo conductor, la cosa avanzaba hacia el sopor, mientras algunas preciosas imágenes y buenos interludios musicales a base de conceptos electrónicos o revisiones de temas de Delo iban haciendo aparición. Para el final, las dos mejores tomas del directo, una mejora evidente del sonido, un preciosista paseo por la playa y como decía, algún sonido que evocaba un Delorean tirándose al IDM. Intuyendo ya el Fin, nuestras miradas y comentarios se entrecruzaban, se acaba? Si, eso parece ¿Pero, cómo?… será que no pudieron grabar nada más?… Pues va a ser que si pudieron, o eso nos hicieron creer en los cortes algo más moviditos que acompañaban al clip definitivo, donde… atención, parecía que algunos de los integrantes de la banda “bailaron” y rieron, en algun café-bar.

Las conclusiones son básicamente dos. Delorean se muestra como una banda que no habla, no opina, no bebe (ni una birra en todo un docu musical???), se divierte poco y solo toca. Bien, respetable. El documental en cambio, no alcanza la categoría de videoclip de 45 minutos, tampoco cuenta una historia y desde luego no es videoarte ni Lynchiano; formalmente va de bandazo en bandazo, hasta que comienza a entonar, allá por el final, algunas de las afinadas notas que podría haber explotado, pero, entonces… ¿Por qué y para qué? Quizás se nos escape, quizás no se trate de dar testimonio de lo sucedido y es más un asunto de percepción, de sensación, de feeling…  pero suena a ocasión desaprovechada y, nos atrevemos a suponer demasiado, debido a que al director no se lo han puesto nada, pero que nada fácil. Si tus colegas no te hablan, ni te dicen lo que quieren contar o lo que pretenden mostrar y más bien te dicen lo que no debes, puedes o tienes que enseñar, pues vamos dados. Desde luego que es el docu que una madre estaría encantada de ver, mi niño se fue para los USA y todo fue un remanso de paz, puro paisajismo, ha vuelto relajado y todo.

Sabemos y hemos vivido lo que supone dar la cara y crear algo, te sometes a la crítica fácil, envidiosa y despiadada de personajes que no han movido un dedo en su vida. Puede que esa sea la conclusión de algunos al leer este post, aunque, podría ser también que de vez en cuando y más en este entorno nuestro, venga bien opinar educada y críticamente sobre algo que no te ha convencido. No todo van a ser alabanzas por sistema.

El sábado había empezado bastante flojo, demasiado light, menos mal que después vendrían El Guincho y los Primo+Desparrame.. pero eso, lo dejamos para mañana (o pasado).

Un comentario en “Sábado 08/01/2011: Dockofthebay: Simple Graces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *